Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Jack Bauer es Dios’

En esta ocasión, el regreso de Jack Bauer viene marcado por haber sido despedido de la UAT por la adicción a la heroína que desarrolló durante la infiltración con los Salazar. Pese a que ese sea su premio por el trabajo realizado, Jack no ha tenido problema en encontrar otro trabajo de primera categoría… que pronto deriva en otra amenaza terrorista al ser secuestrados el Secretario de Defensa y su hija, pero en esta temporada el enemigo importa menos que en otras ocasiones. Me explico: Vemos mucho antes que en las demás quién es el villano definitivo de verdad (24 se había basado mucho hasta este momento en villanos definitivos que apenas duraban unos pocos capítulos para morir, preferiblemente a manos de Jack Bauer, al de poco de aparecer su relevo) y todo deja tanto la sensación de estar tan estructurado que el necesario elemento novedad pierde fuerza en la temporada 4. Jack Bauer es, como ya dije, Dios y en ningún momento tenemos la duda de que va a eliminar a todos los malos y volver a casa tan tranquilo. De hecho, sólo la intromisión de Charles Logan forzándole a abortar una operación cuando estaba a punto de atrapar a Marwan impide que a esta temporada le sobren varias horas. Jack Bauer al 100%.

.

Tras quedarnos claro en la cuarta temporada que Jack Bauer está ya muy sobrado para resolver cualquier amenaza terrorista al uso, porque es un ser superior al que únicamente las interferencias de la cadena de mano le impidió tener varias horas libres al final de la cuarta temporada. Quizá por eso (y por la posibilidad de ser entregado a los chinos por asaltar la embajada) decidió que era la hora de apartarse del mundanal ruido y empezar una nueva vida. Una retirada a tiempo podría decirse que es una victoria, pero parece que hay alguien que no está dispuesto a dejar jubilarse a nuestro héroe. No sólo localizan su ubicación forzándole a huir, sino que asesinan a dos (David Palmer y Michelle Dessler) de las cuatro personas que sabían que aún estaba con vida, y están a punto de acabar con Chloe y, sobre todo, Tony Almeida. Vamos, que a nuestro héroe no le queda otra que salir de su retiro reforzando así una de mis principales quejas contra el concepto de El viaje del héroe: Éstos no hacen algo y se van sin más a vivir una vida feliz y radiante, ni se limitan a cumplir aventuras reiterativas. Lo que hacen tiene una serie de consecuencias que tarde o temprano se vuelven en contra del héroe. En este caso múltiples bajas de seres queridos y dejar en el espectador la sensación de que Jack Bauer no va a poder desaparecer sin más, quedando así sellado su destino de tener que morir en acto de servicio, aunque ya me explayaré en esto el próximo día.

La cuestión es que Jack Bauer vuelve a las andadas, pero su lista de aliados se ha visto drásticamente reducida, con lo cual tendrá que usar al máximo sus poderes de nuevo Dios televisivo. Las primeras pistas lo llevan a descubrir la participación en todo el entramado de Christopher Henderson, antiguo jefe suyo en el que podríamos ver a una especie de mentor de nuestro protagonista. Encontramos en él un nuevo punto de apoyo de lo que propongo: Todos los personajes que en un momento u otro desempeñaron ciertas funciones habituales del rol del mentor acaban de mala manera en la serie: O asesinados (David Palmer y el amigo y superior de Jack que juraría que únicamente aparece en el piloto) o corrompidos como el caso que nos ocupa. Además, Tony sale del coma y siente la imperiosa necesidad de acabar con Henderson al ver en él al culpable de la muerte de Michelle, pero es incapaz (1) de hacerlo, lo cual provoca que sea él el asesinado (aunque esto será matizado más adelante) y la fuga de Henderson. El problema es que la tercera muerte de un ser querido no es más que el preludio de lo enorme que es el peligro de esta temporada: El propio presidente de los USA, la misma persona que le impidió atrapar a Marwan más rápidamente en la temporada 4, está detrás de la amenaza terrorista de turno. Lo primero que esto supone es que los valores por los que lucha Jack Bauer se han visto seriamente comprometidos, pero también que el villano de turno tiene a su disposición todo el apoyo que quiera para desacreditar a nuestro héroe en su misión. No obstante, Jack Bauer es todopoderoso y salva todos los obstáculos posibles para eliminar primero a Henderson y conseguir después una confesión por parte del presidente Logan.

Jack Bauer ha alcanzado el máximo de su potencial, y es que ya no tiene forma humana de demostrar que puede vencer una amenaza superior a la de la quinta temporada (bueno, vale, una invasión alienígena podría colar, pero eso nunca sucedería en una sería como 24), por lo cual llega el concepto que casi toda obra de ficción tiende a edulcorar cuando hay que contarla: La decadencia del héroe. Todo lo que sube tiene que bajar y nada mejor para empezar a aplacar la voluntad de Jack Bauer que pasar multitud de meses siendo torturado por las autoridades chinas. ¿Qué pasará entonces con nuestro protagonista: Se desviará del camino del bien como hizo Stephen Saunders al verse en la misma situación o seguirá luchando como siempre pese a no ser ya el de siempre?

(1) Ya había apuntado que el principal punto de desencuentro entre los personajes de Jack Bauer y Tony Almeida es su reacción ante lo que sucede a sus esposas. Al ser secuestrados el primero hace todo lo posible por evitar que los terroristas consigan lo que buscan, pero el segundo cede a todas sus exigencias. Pues bien, al llegar la hora de vengar su muerte sucede otro tanto: Jack Bauer no duda en eliminar a sangre fría a Nina Myers, mientras que Tony, por el momento, no consigue hacerlo. Son dos elementos de contraste interesantes, pero habrá que esperar a la séptima temporada para ahondar más en ellos.

Anuncios

Read Full Post »